Un calendario de vacunas que juega un papel muy importante en el desarrollo del niño y la niña al asegurarle una prevención frente a posibles enfermedades. A cada edad corresponde suministrar una dosis distinta para hacer frente a distintas afecciones. Cumplir con estas fechas a lo largo del desarrollo de los más pequeños para conseguir que estos no padezcan todos estos malestares.

Unicef señala que en algunos casos los padres no vacunan a sus hijos por los posibles efectos secundarios que estas generan en los más pequeños: fiebre, tos, etc. Sin embargo, este organismo apunta que todos ellos tienen poca importancia, si se comparan con la posible enfermedad que acarrearían por el contagio de la misma.