Compartiendo nuestras esperanzas

El Papa Francisco, desde el inicio de su pontificado, reconoció la necesidad de ampliar espacios de participación para las mujeres, tanto en la vida social como eclesial, donde su injerencia sea más incisiva, aportando su “genio femenino”.